Restaurante Spartacus

La cocina casera sabe mejor

Qué hacer con la carne del cocido

Con el cocido, hacemos un montón de carnes diferentes que la mayoría de las veces sobran. Y como en la cocina no se tira nada, esta carne se puede aprovechar para hacer otras fantásticas recetas. Es lo que comúnmente se llama: cocina de aprovechamiento.

Dependiendo del tipo de carne que sea, podemos hacer una receta u otra. Diferentes piezas de vacuno y porcino son lo más habitual.

Qué hacer con la carne del cocido

Para ello, hay un plato tradicional de nuestra gastronomía que se llama Ropa Vieja, en el que se utiliza exclusivamente la carne del cocido. Así se hace:

Sofríe en 120 ml de aceite de oliva 2 cebollas medianas en juliana con 4 dientes de ajo en rodajitas, hasta que estén blanditos y hayan cogido color. Añade las carnes que tengas desmenuzadas. Puedes añadir más carnes, como pollo, por ejemplo, incluso garbanzos si te han sobrado.

Saltea todo durante unos minutos. Sube la temperatura y vierte 1/2 vaso de vino blanco, y deja que se reduzca por completo. Sazona con sal y pimienta y sirve. Puedes incluso añadirle unas patatas fritas cortadas en tiras.

Con la carne picada también se puede hacer canapés, tartaletas, empanadas, patatas rellenas, lasañas, canelones, huevos rellenos, etc. O añadirlos directamente a tus platos de arroz o pasta. Si tiene algún hueso, habrá que deshuesarlo por completo, para no partirnos un diente.

Los huesos también los puedes aprovechar para hacer caldos de carne. Como veis, aquí nada se desaprovecha.

Y algo que también se puede hacer con la carne del cocido son croquetas. Esta es mi receta:

Lo primero que vamos a hacer es picar las sobras del cocido, bien picado para eliminar cualquier huesecillo o ternilla que quede. Después picamos bien fina una cebolla mediana y la sofreímos en una sartén con 3 cucharadas de aceite de oliva. Incorporamos la carne del cocido picada y lo removemos todo.

Por otro lado, en un cazo ponemos 3 cucharadas de mantequilla a calentar. Cuando empiece a chisporrotear, añadimos 4 cucharadas colmadas de harina de trigo, y lo removemos bien con ayuda de unas varillas. Dejamos que se dore un poco, pero con cuidado de que no se queme.

Vertemos 750 ml de leche caliente poco a poco, sin dejar de remover, hasta que se forme una bechamel con cuerpo y fina. Sazonamos con sal y un poco de nuez moscada. Cuando esté lista, le añadimos la carne y lo removemos bien. Corregimos de sal y extendemos esta masa sobre una fuente grande.

Tapamos la superficie con film transparente y lo metemos en la nevera para que se enfríe y endurezca, unas 3-4 horas. Cogemos una cucharada de masa, le damos forma de croqueta y lo pasamos por huevo y pan rallado. Freímos las croquetas en abundante aceite caliente, y ya tendremos listas nuestras croquetas de cocido.

Disfruta estas croquetas con una salsa de mermelada de tomate. Descubre aquí las diferentes formas de prepararla.