Restaurante Spartacus

La cocina casera sabe mejor

Ensalada Waldorf con garbanzos

Una ensalada Waldorf tradicional está elaborada con nueces, apio y manzanas frescas y aderezada con mayonesa. Pero en esta ocasión, hemos querido darle nuestro toque añadiendo garbanzos para enriquecerla con proteínas, y aligerarla con un aderezo de yogur, mostaza y miel, en vez de la mayonesa.

Una receta mucho más ligera con sabores que te transportarán a un cálido otoño, para que la transición de una estación a otra no sea tan dura.

Ensalada Waldorf con garbanzos

Hay muchas versiones de esta mítica ensalada. Algunas tienen pollo para hacer una comida más completa pero creo que los garbanzos hacen la misma función, y son más saludables. En resumen, es una combinación perfecta de sabores dulces y salados, con la cantidad perfecta de garbanzos crujientes en cada bocado.

Las ensaladas con legumbres están de moda, pues son muy refrescantes y completas, llenas de nutrientes beneficiosos. Si quieres otra receta de ensalada de garbanzos, aquí tienes donde elegir un montón de ellas.

Ingredientes para 4 porciones

Para el aderezo:

  • 1/2 taza de yogur natural
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 1 cucharadita de miel
  • 1/2 cucharadita de sal fina
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra

Para la ensalada:

  • 400 gr de garbanzos cocidos, enjuagados y escurridos
  • 1 manzana mediana, picada en trozos
  • 1 taza de uvas rojas
  • 1/2 cebolla roja cortada en dados
  • Unas hojas de perejil picado
  • 1/2 taza de nueces, picadas
  • 4 puñados de espinacas frescas

Indicaciones:

Empezamos preparando el aderezo de yogur, mezclando en un recipiente el yogur, el vinagre de manzana, la mostaza, la miel, la sal y la pimienta negra. Batimos todos los ingredientes hasta que estén bien integrados.

Para hacer la ensalada, lavamos los garbanzos para eliminar esa capa gelatinosa y los escurrimos bien. Picamos las manzanas, la cebolla, el perejil y las nueces. El tamaño de cada cosa dependerá de nuestros gustos. Mezclamos los garbanzos, las manzanas, las uva, la cebolla, el perejil y las nueces en una ensaladera grande.

Vertemos el aderezo por encima y lo mezclamos hasta que toda la ensalada esté cubierta.

Antes de servirla, la guardamos en el frigorífico en un recipiente tapado durante unos 30 minutos. Después de ese tiempo, los sabores se asentarán, por eso es conveniente probarla para rectificar de sal y pimienta negra si es necesario.

Para emplatar, ponemos las espinacas en la base de un plato, y servimos la ensalada encima.